Uso del color en la comunicación gráfica

Es posible que nuestro logo esté bien, que tengamos un color corporativo definido y que no le estemos sacando mucho partido. Se puede hacer una reflexión sobre este aspecto.

Con el color, lo más importante es ser coherente y no cambiarlo. A algunas personas les reconforta el tener unas normas que permanezcan y a otras les gustan los cambios. Nuestra empresa es como nosotros.

Tanto si somos de los unos como de los otros, tendremos claro las bases del color de nuestra marca. Si creemos que nos vamos a aburrir pronto, elegiremos varios colores corporativos. La comunicación será más compleja, también más rica y versátil.

Con el color hay modas, de hecho, la empresa Pantone a finales de cada año adelanta los que van a ser los colores del año siguiente. Si queremos ir a la moda, seremos conscientes de que las modas cambian.

Hay que tener en cuenta que el color tiene una relevancia especial, ya que nos ayuda a recordar la marca.

Existe una compleja teoría del color y, aunque es necesario conocerla para diseñar nuestro logo, dejaremos este aspecto a nuestro diseñador. Es mejor que nos centremos en otros factores, como los culturales y psicológicos, a la hora de elegir o modificar el color de nuestra marca.

Aunque no hay una ordenación de las actividades de las empresas por colores, es cierto que algunos colores son más usados en algunas áreas de negocio. Aplicar esto nos ayudará a que nos identifiquen fácilmente por nuestro sector.

Está relacionado con todo lo natural y sostenible. En nuestro comercio, podemos usarlo si somos una herboristería, un artesano que trabaja con madera o, incluso, una tienda de muebles. Elegiremos también este color si la sostenibilidad forma parte de los valores fundamentales de nuestro negocio.
También es un color creativo, este más asociado a la infancia. Muy estimulante y por su fuerza, lo dosificaremos. Tiene bastantes ventajas, no discrimina por géneros, es el color que mejor se recuerda y, además, se ve muy bien en la distancia por lo que nos verán de lejos.
Incita a consumir, este se puede usar en casi cualquier negocio.
Asociado a la liberación de la mujer, es, además, un color sofisticado y elegante. Puede ir bien para tiendas de regalos o negocios que se dirijan a un público de mayor poder adquisitivo, sobre todo si son mujeres.
Está asociado a la creatividad. Si tenemos un local a pie de calle donde impartimos clases de yoga, podemos probar a darle un dominante naranja a nuestro rótulo, o usarlo en decoración. Conseguiremos llamar la atención, y aportar una energía muy positiva. Además, es muy apropiado para el arte y la educación a distancia.
Si nuestro negocio tiene que ver con el mar, no lo dudemos, el azul es nuestro color. Una pescadería o tienda de congelados tiene que ser azul. Es un color muy adecuado para las actividades deportivas, sobre todo las náuticas.
Tradicionalmente relacionado con nuestro lado femenino, se usa mucho, en todos sus matices, en tiendas de lencería.

En cuanto a la psicología del color, es un campo muy amplio e interesante y cada color tiene su propia simbología. Además de nuestra área de negocio, podemos elegir el color por su significado o su afinidad con nosotros. Algunas de las cualidades que transmiten los colores son:

  • El blanco
    Pureza y paz.
  • El amarillo
    Felicidad, inocencia y juego.
  • El rojo
    Pasión, amor y peligro.
  • El naranja
    Acción y vitalidad.
  • El verde
    Esperanza y naturaleza.
  • El azul
    Tranquilidad, frescura y limpieza.
  • El morado
    Feminismo y elegancia.
  • El rosa
    Dulzura, belleza y delicadeza.
  • El gris
    Equilibrio y constancia.
  • El negro
    Sobriedad y formalidad.