Segmentar la base de datos

Uno de los objetivos de las estrategias de marketing relacional es el de buscar la personalización. Es decir, si tenemos una base de datos y enviamos siempre todos los mensajes a todos los clientes, no lo estaremos haciendo bien.  

Para evitarlo, la segmentación de clientes trata de crear grupos de clientes con patrones de compra similares para hacer que las acciones de marketing sean más efectivas al conectar mejor con sus necesidades y expectativas.  

Frecuentemente, se suelen utilizar datos sociodemográficos para segmentar una base de datos: género, edad, lugar de procedencia, etc. Sin embargo, serán los datos que tengan que ver con los gustos del cliente, su comportamiento de compras o sus opiniones, los que sean realmente útiles para segmentar la base de datos. 

Aquí va el vídeo «Cómo hacer marketing relacional (crear una base de datos)»