Recomendaciones para mejorar la atención al cliente

Pero, en realidad, cualquiera de estos dos aspectos es más fácil de describir que de aplicar, así que vamos a proponer unas breves recomendaciones para mejorar la atención al cliente:

Si no hay clientes, no hay negocio. Así de claro. Este es el punto de partida que deberías asumir y trasladar a tu equipo.
Tus posibilidades de vender tienen una relación directa con entender bien las necesidades de tu cliente y con la percepción que tenga de que realmente le estás escuchando.
Trata de conocer el nombre de tu cliente y profundiza en sus necesidades dentro de lo posible. A partir de aquí, personaliza la atención y trata de ser humano y natural.
No pierdas tiempo en rodeos ni en argumentos que no aporten valor al cliente. Si has entendido bien sus necesidades, plantea tu propuesta de manera directa, sin tecnicismos y hablando un idioma que tu cliente entienda.
Para hacer una compra se necesita estar en un estado de cierto optimismo y alegría. Pero como no hay dos clientes iguales, lo difícil será ajustar la intensidad. Un exceso de energía y de alegría puede ahuyentar al cliente tanto como su falta. Así que el punto de partida es ser educado y correcto y, poco a poco, ir tomando la medida al cliente.
Hay ciertas palabras que es conveniente evitar en la atención al cliente. Una de ellas es “no”, ya que suele cortar la continuidad del proceso. Cuando no se pueda evitar, es recomendable añadir “pero” y ofrecer una opción. Por ejemplo, si un cliente pregunta por un producto que no tenemos, podemos utilizar opciones como “no, pero puedo pedirlo”, “no, pero lo recibo la semana que viene” o “no, pero tengo otro producto similar”.
Debido a la gran cantidad de información a la que cualquier cliente puede acceder, no es descartable que haya clientes que puedan llegar a una tienda con más información que el vendedor sobre un producto determinado. Sería deseable que esto no sucediese, pero si así fuese, al menos podemos aportarle valor al cliente teniendo una perspectiva más amplia de la oferta que puede encontrar en el mercado.
Quizás esta es la recomendación que resume todas. Cuando somos capaces de ponernos en el lugar de otras personas y tratarlas como nos gustaría que nos tratasen a nosotros, es mucho más fácil dar una buena atención al cliente.

Aquí va el vídeo «Recomendaciones para mejorar la atención al cliente»