Informar con precisión

Una buena gestión de la información en las relaciones personales y comerciales nos genera resultados visibles y sólidos. 

El éxito en la comunicación pasa por aportar la información precisa que nuestro interlocutor/a necesita, ofreciéndosela con calidad, exactitud y adecuada al contexto y momento concreto.

A la hora de transmitir una información debemos pensar:

  • De qué voy a informar y qué aporta esa información a la persona que se la transmito.
  • Cómo voy a trasmitirla y cómo puede recibirla.
  • Para qué voy a aportarla y qué puede conseguir con ella.