Importancia de la atención al cliente

Si tenemos en cuenta que hay estudios recientes que cifran en un 50% la proporción de clientes que dejaría de comprar a una marca tras una mala experiencia de compra y en un 80% los que lo harían tras más de una mala experiencia, empezaremos a dimensionar la importancia de la atención al cliente.

En realidad, estos datos solo hablan del riesgo de ofrecer una mala atención al cliente, pero vamos a ver cómo impacta la buena atención al cliente en un negocio, que se traducirá en un aumento de la rentabilidad por dos vías: el aumento directo de la facturación y la reducción de gastos.

Por el lado del aumento directo de la facturación, la buena atención al cliente facilita la venta de productos de mayor precio medio y la venta cruzada y complementaria. Además, la mayor fidelidad del cliente hace que aumente la frecuencia de sus compras.
En cuanto a la reducción de gastos, la posibilidad de que aquellos clientes más satisfechos recomienden la marca a otros compradores reduce el coste de captación de nuevos clientes. También tiene un efecto importante en el equipo de vendedores, que es más productivo al ser más eficiente en el proceso de venta y mantiene un mejor ambiente de trabajo al evitar reclamaciones. Esto hace que las plantillas tengan menos rotación, lo que reduce los costes y las ineficiencias que suponen las bajas y la incorporación de personal nuevo.