Evaluación del desempeño

La evaluación del desempeño es una herramienta del sistema de gestión de personas para el análisis sistemático del hacer de las mismas en su puesto de trabajo que permite:

  • Evaluar en qué medida los conocimientos, habilidades y comportamientos (competencias) de las personas de la organización contribuyen al logro de los objetivos del negocio, relacionando éstos con los objetivos personales;
  • Visualizar el rendimiento progresivo de la persona en su puesto de trabajo.

Además, un sistema de evaluación del desempeño sirve para:

  • Determinar las responsabilidades y prioridades de cada persona.
  • Desarrollar sus competencias.
  • Mejorar el rendimiento individual y, por tanto, los resultados del negocio.
  • Identificar lo que se hace bien (para el reconocimiento) y lo que es mejorable (para el desarrollo profesional).
  • Fomentar la comunicación entre las personas y sus responsables directos/as.
  • Puede ser utilizada como una herramienta de reconocimiento de las personas.

Su implantación presenta algunas dificultades:

  • Exige mucha dedicación en horas.
  • Requiere una planificación concreta y unas habilidades especiales por parte de las personas entrevistadoras.
  • Al no haber confidencialidad, se puede perder sinceridad en la información.

Un ejemplo de cómo puede realizarse una evaluación del desempeño sería:

  1. Diseñar el cuestionario / guión de la entrevista, cuestiones a evaluar.
  2. Autoevaluación por parte de los/as empleados/as.
  3. Evaluación individual del trabajador/a por la persona responsable directa.
  4. Entrevistas individuales, entre el/la trabajador/a y la persona evaluadora para revisar el desempeño y los resultados alcanzados y para identificar las fortalezas y oportunidades de mejora del trabajador/a.