Elementos del escaparate

Para diseñar el espacio que nos servirá de escaparate debemos analizar sus elementos:

La importancia del techo radica en la iluminación. Debemos tener en cuenta que en el techo ubicaremos generalmente la mayoría de la iluminación de nuestro escaparate. Una de las mejores formas para sacar partido a la iluminación es instalar raíles para la instalación de focos, de forma que faciliten la orientación de estos según nos convenga. El techo también es un buen lugar en el que instalar soportes. Este soporte puede ser una reja metálica que servirá para colgar cosas, tanto productos como otros elementos.
Cada soporte requiere de soportes adecuados, especialmente por su tamaño. Por ello, existen soportes específicos para cada tipo de producto: ● Peanas o mesas: para exponer el producto a diferentes alturas respecto al suelo. ● Rejillas: para sujetar o colgar productos. Son ideales en escaparates de bricolaje, menaje o ferretería. ● Maniquíes: es el elemento estrella en los escaparates de moda, hay infinidad de tipos, colores y tamaños (niños, adultos...). ● Estanterías: pueden ser las mismas estanterías del interior, en las que se colocan los productos unos mirando hacia la tienda y otros mirando hacia la calle. ● Percheros y perchas: podemos usarlos en tiendas de moda, para complementar con maniquíes o con otros elementos, o incluso simulando un armario. ● Porta-precios: podemos usar pequeños soportes para sujetar listado de precios de los productos expuestos.
Lo ideal es que las paredes, tanto las laterales como las del fondo, sean de materiales versátiles, al igual que el suelo, que nos permitan pintarlas, forrarlas, etc. Además, las paredes son también un buen lugar para fijar o sujetar elementos. Los materiales más usados en la construcción de las paredes del escaparate son la madera y el cartón-yeso.
El suelo es un elemento de especial importancia en la imagen global del escaparate. Un cambio de material o altura del suelo del escaparate respecto al resto de la tienda, nos permitirá marcarlo como zona de exposición especial; haciéndolo más visible cuando se mira desde el exterior. El material más adecuado para el suelo de un escaparate es la madera, por la versatilidad que ofrece a la hora de anclar objetos, pintarla, tapizarla, crear diferentes formas, etc.