Crear una base de datos

Lo primero será crear una base de datos de clientes y segmentarla.  

Más o menos, todos sabemos que una base de datos es un gran conjunto de datos, estructurado de tal manera que se pueda consultar fácilmente según las necesidades del usuario.  

La segmentación de la base de datos no es más que la posibilidad de filtrar estos datos según los criterios que nos parezcan más oportunos. Por ejemplo, podríamos diseñar acciones específicas para las mujeres, para los clientes de una franja de edad determinada o para los que no han comprado en los últimos seis meses. 

Tanto para construir una base de datos como para consultarla y hacer estos filtros, se utilizan un tipo de programas conocidos por el acrónimo CRM, que son las siglas de Customer Relationship Management y que podríamos traducir como “Gestión de Relaciones con el Cliente”.  

Aquí va el vídeo «Cómo hacer marketing relacional»