Cómo estructurar la información

Además, para ir desarrollando toda esta información nos ayudará:

1. Empezar poco a poco

Como ya hemos visto, no hace falta tener un retrato ultradetallado para empezar a sacarle partido. De hecho, realizar esa tarea desde cero puede resultar intimidante. Probemos a hacer simplemente un par de entrevistas cortas y a escribir 3 elementos valorados que tengamos claros, y empecemos por ahí. Tenemos todo el tiempo del mundo para ir añadiendo ideas y completando nuestra reflexión.

2. No terminar nunca

Probemos, cuestionemos, mejoremos y actualicemos continuamente nuestro retrato robot. Los clientes cambian, y nosotros también nos equivocamos a veces cuando sacamos conclusiones sobre ellos o lanzamos hipótesis sobre su comportamiento y elementos valorados. También podemos ir actualizando y mejorando nuestro guion de entrevista, para incorporar nuevas ideas, eliminar las preguntas que no funcionan, o sobre las que ya sabemos la respuesta.

3. Implicar a nuestro equipo

No hagamos esto solos. Nuestro equipo también tiene contacto continuo con los clientes, a veces más que nosotros, y pueden aportar muchas ideas, o hacer algunas entrevistas por su cuenta. Además, contar con ellos desde el principio nos ayudará a implicarles más, a facilitar la implantación de las mejoras que surjan de este proceso y a construir un equipo que trabaja de la mano y utiliza un mismo lenguaje y método de trabajo.