Captar el estado de ánimo

Mediante la calibración, podemos acceder a la información que nos brinda, tanto el consciente como el inconsciente de la otra persona y así tendremos una guía para adaptar nuestra comunicación.

Para desarrollar la capacidad de calibración tenemos que potenciar la atención a diferentes señales:

  • Los movimientos oculares.
  • La tonalidad de la voz.
  • La postura.
  • Los movimientos y gestos.
  • La velocidad al hablar.
  • El ritmo de la respiración.
  • Los cambios en el color de la piel.