Adaptar los mensajes

Una vez segmentada la base de datos y teniendo claro sus necesidades y expectativas, toca crear los mensajes más adecuados para cada segmento. Esto implicará adaptar una misma oferta o promoción según el segmento de la clientela al que dirijamos la comunicación. 

Al contrario, esto también supondrá crear acciones específicas y exclusivas para ciertos segmentos. Por ejemplo, podemos plantear una promoción específica para intentar reactivar a los clientes que no han comprado en los últimos seis meses o crear un mensaje específico para aquellos clientes que hayan comprado productos de una línea concreta en el último mes. 

Este punto del proceso es clave para que los clientes perciban que la comunicación no es indiscriminada y aumentará la efectividad de los mensajes. 

Aquí va el vídeo «Cómo hacer marketing relacional (crear, segmentar y adaptar)»