A quién dirigirse: cliente objetivo

Antes de empezar cualquier estrategia de cliente debemos tener claro a quién nos dirigimos. Esto nos ayudará a trabajar con más foco, y nos permitirá idear mejores formas de adaptarnos a él, satisfacerle y venderle. La forma más sencilla de empezar esta reflexión es respondiendo a 2 cuestiones:

  • ¿Quién es nuestro cliente natural?: El cliente natural es el que, en condiciones normales, sería más probable que entrase en nuestro negocio.
  • ¿Quién queremos que sea nuestro cliente?: Dentro de los principales clientes que pueden comprar en nuestra tienda puede que tengamos un tipo de cliente “ideal” que nos interese especialmente, bien por ser más rentable o porque somos más especialistas en su necesidad y creemos que podemos satisfacerle mejor que otros.

Aquí va un vídeo «A quién dirigirnos: cliente objetivo»